Image
Aprende a invertir en Bolsa para transformar tu vida y jubilarte como te mereces, y cuando tú decidas.

Aspectos a tener en cuenta al diseñar o elegir una estrategia de inversión

El número de estrategias posibles es prácticamente infinito. Cada inversor puede diseñarse su propia estrategia, que puede ser totalmente original o una variante de otra ya conocida. Lo más importante es que la estrategia se adapte a las necesidades del inversor, su forma de pensar, su visión de la vida, etc. Es un gran error que sea el inversor el que se adapte a la estrategia y los resultados suelen ser bastante malos cuando así sucede. No existe una estrategia que sea la mejor para todo el mundo, sino muchas estrategias que son muy buenas para ciertos tipos de inversores.
Si un inversor está incomodo o nervioso con la estrategia que utiliza o no tiene muy claro por qué compra cuando compra o por qué vende cuando vende es que se ha equivocado al elegir la estrategia. Nunca debe elegirse una estrategia solamente porque sea muy rentable, ya que sólo será rentable para aquellos inversores que la entiendan, la sepan aplicar y estén a gusto con ella, no para los que se sientan incómodos, nerviosos y despistados al aplicarla.
Nunca se debe empezar a invertir sin haber elegido una estrategia (o varias) y tenerla clara. Este es uno de los principales errores que se suelen cometer al invertir en Bolsa y también es uno de los más importantes. Es como salir de viaje sin saber dónde se va, ni por cuánto tiempo, ni en qué dirección, ni para qué, etc.
Las acciones, los ETF's y los fondos de inversión tienen cada uno sus propias características y sus ventajas y desventajas respecto a las otras alternativas. Es imprescindible conocerlos para elegir unas estrategias u otras o elegir el producto con el que se realiza la estrategia elegida en los casos en que es posible realizarla con distintos productos. En la sección de Artículos de Bolsa encontrará gran cantidad de artículos con información útil respecto a estos temas.
En cualquier estrategia que implique venta de activos debe tenerse en cuanta el coste fiscal asociado a dichas ventas.
La diferencia entre los productos que pagan dividendos y los que no lo hacen es muy importante. No sólo por la posibilidad de disponer de una renta para cualquier destino que se le quiera dar sino porque son importantísimos a la hora de calcular la rentabilidad final. En caso de que no se necesite tener una renta de forma inmediata los dividendos pueden reinvertirse, lo cual aumenta en gran medida la rentabilidad total de la estrategia.
Para diseñar una estrategia es bueno estudiar el pasado y cómo se habría comportado dicha estrategia en todo tipo de circunstancias. Lógicamente debe comportarse bien en los buenos momentos porque sino no merece la pena utilizarla bajo ningún concepto, pero más importante aún es analizar su comportamiento en los peores momentos, que es donde una estrategia demuestra si realmente es sólida y sirve para ganar dinero.
Hay que tener claro que ninguna estrategia funciona bien el 100% del tiempo. Todas pasan por buenos y malos momentos. Lógicamente se trata de que en conjunto los buenos momentos superen a los malos. Pero no hay que caer en el error de cambiar constantemente de estrategia cada vez que a la que se está utilizando le llega un mal momento. La estrategia perfecta no existe y pretender encontrarla es un error que suele costar mucho dinero. A las estrategias de inversión también se les puede aplicar una conocida frase sobre los sistemas de trading; “Muchos traders se arruinan intentando convertir un buen sistema en un sistema perfecto”.
Image