Image
Aprende a invertir en Bolsa para transformar tu vida y jubilarte como te mereces, y cuando tú decidas.

Cuándo interesa contratar un depósito estructurado

En este artículo puede ver un ejemplo de depósito estructurado. Hay una gran variedad de ellos con condiciones muy distintas, dependiendo de la estrategia de derivados que construya el banco que ofrece el depósito. Algunas cosas importantes a tener en cuenta son:
Estos depósitos no suelen construirse con opciones cotizadas en el mercado organizado (Meff en el caso de España), sino en el mercado “over the counter”. Eso quiere decir que todas las condiciones de la opción son negociadas entre el banco que crea el depósito y el banco que le da la contrapartida a la estructura de derivados que monta. Por eso muchas veces el inversor no reconocerá la estrategia implementada, ya que no es ninguna de las que aparecen en libros y manulaes sobre opciones, sino una estrategia única diseñada para ese caso concreto y que no puede ser reproducida en el mercado organizado y abierto al público.
El banco que crea el depósito estructurado no corre ningún riesgo. Su posición está totalmente cubierta por la estrategia de derivados que desarrolla. Su beneficio es la comisión que cobra por realizar el trabajo y que suele estar ya incluída en las rentabilidades que publicita.
Preste atención a la rentabilidad anualizada. Algunos de estos depósitos tienen una duración de varios años. La rentabilidad máxima puede parecer atractiva en un primer momento (20%, 30%, etc) pero si esa rentabilidad total se transforma en su rentabilidad anual correspondiente puede que ya no sea tan atractiva.
Los depósitos estructurados, en general, son alternativa a la inversión en renta fija o a la inversión directa a través de estrategias de derivados. Depende de las condiciones que ofrezca cada depósito concreto:
  • Renta fija: Los depósitos que garantizan el 100% del capital en cualquier caso suelen ser alternativa a la renta fija. Generalmente cuando se garantiza el 100% del capital la rentabilidad máxima que se puede obtener en el mejor de los casos no es muy elevada, algo superior a la de la renta fija pero no mucho. En el peor de los casos se conserva el 100% del capital, pero eso quiere decir que se ha perdido la inflación. La inversión en estos depósitos debe ser una alternativa a invertir en Bonos del Tesoro, fondos de inversión en renta fija, cuentas remuneradas, etc. No es posible obtener rentabilidades similares a las que ofrece la renta variable sin correr ningún riesgo. Es decir, a cambio de correr un pequeño riesgo se puede ganar un poco más o un poco menos de lo que se ganaría si inviertiese directamente en renta fija. Cada uno debe evaluar si le merece la pena o no.

  • Estrategias con derivados: Aquí entrarían depósitos como los del ejemplo del artículo citado al principio. Si la acción (o índice bursátil, o conjunto de acciones, etc.) sube el funcionamiento será como el de un depósito con una remuneración bastante elevada; se entrega dinero y se recibe dinero, bastante más de lo que se entregó. Pero si la Bolsa cae se recibirán acciones, con lo que la persona que abrió el depósito se encontrará con acciones en su cartera y será un inversor de renta variable, no un inversor de renta fija. En estos casos tanto el riesgo como la rentabilidad son más altos, más parecidos a la inversión en renta variable y en concreto a la inversión a través de estrategias conservadoras con opciones. Las ventajas y desventajas de contratar el depósito estructurado o realizar uno mismo estratregias con derivados son las siguientes:
    • Contratar el depósito es más sencillo, pero tambien tiene un coste mayor por las comisiones del banco.

    • Si el inversor realiza sus propias estrategias puede decidir cuándo iniciarlas, cuándo cerrarlas, sobre qué valores o índices hacerlas, etc. Esta flexibilidad es muy importante, pero también requiere un conocimiento bastante mayor y llevar un seguimiento de la estrategia.

    • Los depósitos estructurados pueden implementar estrategias que son imposibles de replicar para un inversor particular por las razones expuestas anteriormente. En algunos casos un inversor puede encontrar un depósito con una estrategia interesante y que él no puede replicar en el mercado organizado.
Una desventaja de los depósitos es su baja liquidez. No se puede salir en cualquier momento; o hay que esperar hasta el final, o sólo se puede salir en unas pocas ocasiones a lo largo de la vida del depósito, o hay que pagar una fuerte penalización por salir antes de tiempo, etc.
En cualquier caso es importante tener en cuenta una de las normas básicas de la inversión; no invertir en aquello que no se conoce. Siempre que se contrate un depósito estructurado hay que conocer y entender las condiciones bajo las cuales se obtendrá la rentabilidad final. No sólo eso, sino que el inversor debería ser capaz de estimar las probabilidades de que se cumplan las condiciones para que se obtenga la rentabilidad máxima establecida. No es buena idea abrir un depósito de este tipo sin saber valorar si el activo de referencia (acción, índice, etc.) se encuentra barato o caro, tiene muchas o pocas posibilidades de subir en el plazo establecido, etc.
Image