Image
Aprende a invertir en Bolsa para transformar tu vida y jubilarte como te mereces, y cuando tú decidas.

Guía para principiantes: ¿Qué diferencia hay entre las acciones preferentes y las acciones ordinarias?

La mayoría de las empresas tiene un sólo tipo de acciones, las acciones ordinarias, pero hay algunas empresas que tienen dos tipos de acciones, las acciones ordinarias y las acciones preferentes.
Las acciones ordinarias son las habituales, las que todo el mundo conoce, por lo que vamos a ver qué es lo que hace diferentes a las acciones preferentes.
En primer lugar hay que tener en cuenta que las características de las acciones preferentes las establece cada empresa que decide emitir acciones de este tipo, y por tanto esas características pueden variar de unas empresas a otras. Aquí voy a comentar las características más habituales de las acciones preferentes, pero tenga en cuenta que puede haber acciones preferentes que tengan características distintas a las que aquí vamos a ver. Antes de comprar una acción preferente, habría que conocer con detalle, siempre, las características concretas de esas acciones preferentes que se desean comprar, para evitar sorpresas.
Generalmente, las acciones preferentes no tienen derechos políticos. Esto significa que no pueden votar en las juntas de accionistas, y aunque pueda pensarse que esto es irrelevante para un pequeño inversor, que no tiene capacidad para influir en las decisiones de la empresa, no lo es. Y no lo es porque en caso de OPA o de luchas por el control de una empresa entre dos o más grandes inversores, esos derechos políticos sí importan, y mucho, y pueden hacer que las acciones que tengan derechos políticos valgan bastante más que las que no los tienen.
Las acciones preferentes suelen tener prioridad para el cobro de los dividendos sobre las acciones ordinarias. Si todo va bien, ambos tipos de acciones cobrarán sus dividendos. Pero si las cosas no van tan bien, puede que las acciones preferentes cobren sus dividendos y las ordinarias no, o al menos que los vean reducidos.
En caso de quiebra de la empresa, las acciones preferentes tienen preferencia de cobro sobre las acciones ordinarias. Pero si invierte con prudencia en empresas sólidas, no debería tener problemas de este tipo.
Normalmente, las acciones preferentes son rescatables a decisión de la empresa. Esto quiere decir que la empresa puede comprarlas, cuando desee, al precio al que las vendió.
El dividendo de las acciones preferentes puede depender de la cantidad invertida, de la evolución de los resultados de la empresa, del dividendo de las acciones ordinarias, etc.
En general, prefiero las empresas que tienen un único tipo de acciones, ya que cuanto más claras estén las cosas, mejor para todos.
En caso de que una empresa tenga acciones ordinarias y preferentes, normalmente me parecerán más interesantes las ordinarias, por los derechos políticos, el hecho de no ser rescatables, etc. También me parece muy importante el hecho de que cada acción preferente tiene sus características, y para el inversor medio puede ser bastante tedioso estudiar todas las implicaciones legales de unas acciones preferentes concretas. Pero puede haber casos en los que las acciones preferentes sean preferibles a las acciones ordinarias.

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Image