Image
Aprende a invertir en Bolsa para transformar tu vida y jubilarte como te mereces, y cuando tú decidas.

Dilución del BPA en las ampliaciones de capital

Cuando una empresa realiza una ampliación de capital existe el riesgo de que el beneficio por acción (BPA) se diluya, es decir, que a partir del momento en que se realice dicha ampliación el BPA sea inferior de lo que habría sido en caso de que no se hubiese realizado la ampliación de capital. Veamos un ejemplo:
Supongamos una empresa que tiene un capital social compuesto por 1.000.000 de acciones y un beneficio neto de 5.000.000 de euros. Su BPA es de 5 euros (5.000.000 / 1.000.000 = 5). Supongamos además que los beneficios de esta empresa crecen a una media del 10% anual, por lo que se espera que al año siguiente tenga un beneficio neto de 5.500.000 euros y por tanto su BPA sea de 5,5 euros (5.500.000 / 1.000.000 = 5,5)
Supongamos ahora que la empresa realiza un ampliación de capital en la que emite 200.000 acciones nuevas, con lo que el capital pasa a estar compuesto por 1.200.000. Para que esa ampliación sea rentable para los accionistas de la empresa y no se diluya el BPA los proyectos nuevos que se lleven a cabo con el dinero de la ampliación deberán generar un beneficio neto adicional a la empresa de 1.100.000 euros en el próximo año. En ese caso el beneficio neto total de la empresa sería de 6.600.000 euros (los 5.500.000 esperados antes de la ampliación más los 1.100.000 generados por los nuevos proyectos), que al dividirlo por 1.200.000 acciones (1.000.000 que ya existían más las 200.000 procedentes de la ampliación de capital) da un BPA de 5,5 euros (6.600.000 / 1.200.000 = 5,5). En este caso el BPA se ha mantenido en la cifra esperada, con lo que los accionistas no han perdido nada con la ampliación de capital pero realmente tampoco lo han ganado . La empresa ha aumentado su tamaño pero los accionistas no han aumentado su rentabilidad.
El objetivo debería ser que los nuevos proyectos generasen un beneficio neto superior a 1.100.000 euros. Por ejemplo, si los nuevos proyectos generasen un beneficio neto de 2.000.000 euros el BPA sería de 6,25 euros (7.500.000 / 1.200.000 = 6,25), lo que supondría un aumento de la rentabilidad para los accionistas (recordemos que antes de la ampliación se esperaba un BPA de 5,5 euros). Esta es la verdadera “creación de valor” para los accionistas de la que tanto se habla.
En cambio, si los nuevos proyectos generan menos de 1.100.000 euros el BPA se habrá diluído y los accionistas habrán perdido rentabilidad . Por ejemplo, si el beneficio neto generado por los nuevos proyectos fuese de 500.000 euros el BPA caería hasta 5 euros (6.000.000 / 1.200.000 = 5).
Los gestores de las empresas deben tener como objetivo aumentar la rentabilidad de sus accionistas, no aumentar el tamaño de la empresa a costa de la rentabilidad de sus accionistas.
En los ejemplos he utilizado una maduración de los nuevos proyectos de 1 año para simplificar los cálculos. En la práctica hay muchos proyectos empresariales que necesitan más de 1 año para madurar. Es normal que al realizar una ampliación de capital el BPA se diluya hasta los 2-3 primeros años y a partir de ahí crezca por encima de lo que lo habría hecho si no se hubiese realizado la ampliación de capital.
El problema es que esa dilución se convierta en permanente y los nuevos proyectos no lleguen a alcanzar la rentabilidad que justifique la ampliación de capital.
Cuando una empresa realiza una ampliación de capital y su cotización cae al conocerse la noticia el principal motivo de esa caída es la duda sobre si el BPA se va a diluir o no. Si la ampliación es claramente dilutiva para el BPA de forma permanente la caída será más brusca y prolongada. En cambio, si la ampliación es claramente beneficiosa para el BPA (el término técnico es “relutiva”) la cotización podría incluso subir a corto plazo y mantener esa subida. En la mayoría de los casos los inversores no tienen una opinión unánime sobre el resultado de los nuevos proyectos, por lo que es normal que los inversores de corto plazo salgan del valor para evitar la incertidumbre provocando una caída (más o menos pronunciada dependiendo del caso) de la cotización. Si finalmente los nuevos proyectos consiguen aumentar el BPA de la empresa esa caída inicial se recuperará. Al decir que se recuperará me refiero a que el efecto de la ampliación de capital sobre la cotización pasará de ser negativo (debido a la incertidumbre) a ser positivo (debido al éxito de los nuevos proyectos). Pero hay que tener en cuenta que a la cotización de una empresa le afectan muchos más factores que una ampliación de capital. Si la empresa está sobrevalorada o se producen nuevos hechos negativos es posible que su cotización caiga a pesar de que los nuevos proyectos tengan éxito. La ampliación de capital es un factor muy importante para la valoración de una empresa, pero no es el único.
Image