Estamos acostumbrados, yo diría que mal acostumbrados, a que sean los tipos más despiadados los que alcancen las cotas más altas de poder en algunos tipos...