Nunca es buen momento para entrar en BBVA