¿Por qué se abonan escasos céntimos?