Qué prudente se te ve y qué envidia me das con esa liquidez quemándote en las manos. ...