Es lo que pasa por invertir en paises bananeros.

Una cosa es el optimismo y otra la realidad.